¿Consumimos el calcio que nuestro cuerpo necesita?

¿Consume usted el calcio suficiente para mantener su cuerpo estable? O bien, ¿sabe usted cuales alimentos aportan calcio? Los beneficios van mucho más allá del buen estado de los huesos y, pese a lo que muchos creen, no se trata de un mineral que sólo está presente en los lácteos y sus derivados. Los alimentos del reino vegetal representan fuentes de calcio desconocidas y ayudan a cubrir la cuota diaria para que los huesos se conserven y crezcan fuertes y sanos.

 

 

Todos tratamos de asegurarnos de que no falte calcio en nuestra dieta para prevenir patologías como la osteoporosis, favorecer la salud dental, la contracción muscular y la salud cardiovascular, así como promover la coagulación de la sangre y otras importantes funciones del organismo.

 

 

La dosis diaria de calcio para un adulto de edad media es de 1.000 miligramos. No obstante, según la edad y la etapa biológica, la cantidad recomendada de calcio cambia.

 

 

IMG_0244

 

 

Alimentos que son ricos en calcio

Es importante incluir alimentos variados para cubrir la cuota diaria, y evitar así tanto sufrir carencias como sobrepasar la cuota de las calorías. ¿Cuáles son las principales fuentes de calcio? Dejando al margen la leche y el queso, el brócoli es uno de los vegetales más ricos en dicho mineral, seguido de otras hortalizas de hoja verde como la rúcula y las espinacas.

 

 

También la col, las alcachofas y la lechuga contienen cantidades significativas de calcio. Sin olvidarnos, claro está, de las legumbres, los frutos secos y las sardinas.

 

 

Las especias y hierbas aromáticas no sólo aportan sabor y aroma a la comida, muchas de ellas poseen valiosos micronutrientes. Sin ir más lejos, el orégano aporta 1.580 miligramos de calcio por cada 100 gramos, más que un vaso de leche. La pimienta contiene aproximadamente 430 miligramos de calcio, y el romero 315 miligramos por cada 100 gramos.

 

 

Por poner un ejemplo más, las semillas de amapola proporcionan alrededor de 1.000 miligramos por cada 100 gramos. Una buena forma de cubrir la cuota diaria de calcio pasa por incorporar estas semillas a todo tipo de preparaciones dulces y saladas: panes, yogures, postres o incluso ensaladas.

 

 

 

IMG_0445